Adsence

Sigueme en facebook

miércoles, 12 de febrero de 2014

COLESTEROL POR HERENCIA

COLESTEROL POR HERENCIA

Por Lic. Erik Pinzón

Solemos relacionar los niveles alto de colesterol con una alimentación desequilibrada rica en grasas saturadas, con una vida sedentaria, con trastornos del metabolismo.., pero, en ocasiones, ninguno de estos factores resultan el origen del problema. Hay, quien hereda una enfermedad conocida como hipercolesterolemia familiar, la cual se presenta desde el nacimiento debido a una mutación en el gen que codifica el receptor de la proteína de baja densidad (LDL), que se encuentra en el cromosoma 19.

Desde la Infancia

Se estima, que aproximadamente, una de cada 400 personas padece esta enfermedad, quienes, a su vez, tienen más posibilidad de sufrir una cardiopatía a una edad más temprana de lo normal. Además, no surge como otros problemas de salud con unos determinados síntomas, sino que es silente, y sólo se puede detectar a través de una analítica. Es por ello que resulta fundamental que las personas con antecedentes familiares de colesterol alto, de ataques cardiacos tempranos o hipercolesterolemia familiar, deban hacerse las revisiones oportunas con el fin de detectar el problema y atajarlo lo antes posible. Dentro de este grupo de posibles afectados, se encuentra los niños.
Los que tiene padres con este problema, presentan un 50 por ciento de padecerla también, por lo que deben realizarse las pruebas oportunas cuanto antes.

Control

El tratamiento para controlar la hipercolesterolemia familiar suele incluir la terapia farmacológica. En el caso de los niños, hay que individualizar cada caso para comenzar en el momento oportuno con la medición, teniendo en cuanta los antecedentes familiares de cardiopatías y los niveles de colesterol total y LDL.

En cualquier caso, la alimentación es el protagonista en el tratamiento. Desde los dos años, a los niños se le puede empezar a inculcar hábitos saludables evitando las grasas saturadas, la bollería industrial, y acostumbrados a comer alimentos que favorecen el control, e incluso la reducción, del colesterol LDL. En el caso de los lácteos con esteroles vegetales, que se ha demostrado que una toma diaria de entre 1.5 y 2.4 gramos, se puede disminuir entre un siete y un diez por ciento los niveles de colesterol.
Fuentes de esteroles vegetales: aceites de maíz, de girasol, de soja y oliva, también frutos secos, legumbres. Entre las verduras y frutas también hay algunas que destacan por su contenido en esteroles, como pueden ser la lechuga, el tomate, el plátano, la manzana o el maíz.